A menudo, los personajes desbordan a los autores. He aquí el ejemplo de Jim Davis

Cuentan que fue el asma lo que hizo que Jim, nacido en 1945, pasara largo tiempo de su infancia en la cama y en casa, y que fue precisamente esa circunstancia la que le permitió forjar su vocación como dibujante de tiras cómicas.

A finales de los años 60, empezó a tratar de abrirse paso en ese mundo con suerte desigual. Una de sus primeras creaciones fue Gnorm Gnat, que tenía como protagonista a un mosquito, pero pese a publicarse en prensa, no logró despegar en el mundo de la tira cómica estadounidense.

Hubo que esperar a 1978, para que una de sus creaciones estallase en los periódicos de todo el mundo y se convirtiese en un icono global. Su protagonista será un gato rechoncho, algo atigrado, muy escogido y con ciertas manías, pero lleno de ironía y buen humor. Tal vez lo conozcan, su nombre es Garfield.

En Cat & Dog Tank, te contamos estas y otras historias.

 

 

Elogio de Rantanplán