La adoración de los pastores

He aquí una representación de Anton Rafael Mengs, en la que, al menos tímidamente, aparece uno de los perros pastores. Mengs se sale de la tradición representando a un perro, pero claramente, no es un mastín. En todo caso, saludamos su intento.

 

En el portal. Apócrifos de Cat&Dog Tank  

 

 

Avisados por el cabreado ángel, los pastores buscaron el pesebre en el que había nacido el Mesías. Allí bajaron con toda la grey de ovejas y perros. Pero hete aquí que lo primero que divisaron los mastines, desde la distancia, fue la silueta de Mistogui y enfilaron el portal a toda velocidad. Mistogui, gato flemático donde los hubiera, se encaramó de dos saltos a la ventana trasera del pesebre y allí se dedicó a mirar con condescendencia los saltos y ladridos de los chuchos.

Mientras tanto, María se encaró con los pastores: “¡Qué venir a adorar al niño ni leches! Hay que llevar atados a los perros, seguro que ni tienen chip ni nada” “Señora, que están trabajando…” “Como me maten al gato os pienso denunciar.” San José trató de poner paz, aunque entre los ladridos de los mastines y los lloros del niño, que con aquel alboroto se había despertado, allí no hubo quien se aclarase.

Cuando llegó la prensa local, las aguas estaban ya más calmadas, pero lo cierto es que ni gato ni perros salieron en la foto. Tan sólo la mula y el buey que – los tíos – ni se movieron en todo el tiempo. Sin embargo, la historia no acaba aquí.

Lee también: EL PARTICULAR ADVIENTO DE CAT&DOG TANK. «LOS PERROS DE BELÉN»

Lee también: EL PARTICULAR ADVIENTO DE CAT&DOG TANK. «EL GATO  DE BELÉN»

Lee también: EL PARTICULAR ADVIENTO DE CAT&DOG TANK. «EL CURA QUE ESCRIBIÓ LA BIBLIA EN VERSO». 

Lee también: EL PARTICULAR ADVIENTO DE CAT&DOG TANK: «CODA»