Los gatos también tienen mucho que decir en cuestiones de diseño arquitectónico de interiores

 

Los gatos tienen un extraordinario instinto para adaptarse a diferentes tipos de arquitectura. Su natural curiosidad les lleva además a recorrer con frecuencia hasta los rincones más recónditos de los espacios domésticos, evaluando – sin duda – su adecuación o no a la nada desdeñable intención de estar a gusto. Todo gato alberga en su interior un experto en Feng-shui, capaz de reconocer los aciertos y los errores del siempre creativo arte de la arquitectura. La página Architizer nos regala una muestra de cómo los espacios se adaptan e incorporan la sabiduría felina a la exigente arquitectura doméstica de vanguardia. Que lo disfruten.