La letra de “Martha, my dear” de Paul McCartney refleja la faceta más íntima del amor a su bobtail.

El pobre aprendiz de molinero

 

 

Entre 1965 y 1981, Martha, fue la compañera canina de Paul McCartney y la inspiradora de, al menos, uno de sus temas más célebres. “Martha, my dear” está llena de expresiones y giros como “querida mía”, “mi amor” o “niña tonta”, que delatan una faceta íntima de la vida del genio de Liverpool. Aquí tenemos su letra. La misma puede oírse en este enlace.

¡Que la disfrutéis!

Martha, my dear,

though I spend my days in conversation

please, remember me.

Martha, my love,

don’t forget me.

Martha, my dear.

 

Hold your head up you silly girl,

look what you’ve done.

When you find yourself in the thick of it,

help yourself to a bit of what is all around you,

silly girl.

 

Take a good look around you.

Take a good look you’re bound to see,

That you and me were meant to be for each other,

silly girl.

 

Hold your hand out you silly girl,

see what you’ve done.

When you find yourself in the thick of it,

help yourself to a bit of what is all around you,

silly girl.

 

Martha, my dear,

you have always been my inspiration,

please, be good to me.

 

Martha, my love,

Don’t forget me.

Martha, my dear.

Martha, querida mía

aunque me pase los días de conversación,

por favor, recuérdame.

Martha, amor mío,

no me olvides.

Martha, querida mía.

 

Levanta la cabeza, niña tonta,

mira lo que has hecho.

Cuando te encuentres en un apuro,

utiliza un poco de lo que tienes a tu alrededor,

niña tonta.

 

Mira bien a tu alrededor.

Mira bien y seguro que verás

que tú y yo estábamos hechos el uno para el otro,

niña tonta.

 

Extiende la mano, niña tonta,

mira lo que has hecho.

Cuando te encuentres en un apuro,

utiliza un poco de lo que tienes a tu alrededor,

niña tonta.

 

Martha, querida

siempre has sido mi inspiración,

por favor, sé buena conmigo.

 

Martha, amor mío,

no me olvides.

Martha, querida mía.